Trucos para darle una pastilla a un gato

Darle una pastilla a un gato no es una tarea muy sencilla, si no lo has hecho nunca puedes pensar que con tus buenas palabras, amor y paciencia lo conseguirás, pero nada más lejos de la realidad.

Obviamente no debes de darle pastillas a tu gato si no está seguro de que realmente la necesita, pero si te lo indica el veterinario ya puedes armarte de valor. El gato intentará huir de todas las maneras posibles, además, una vez que introduzcas la pastilla en su boca todavía no habrás ganado la batalla pues lo normal es que la escupa, son muy listos y engañarlos no es tan fácil.

pastilla-gatos

Trucos para dar una pastilla a tu gato y conseguirlo:

Paciencia:

Si no tienes tiempo porque tienes que salir de casa, mejor hazlo en otro momento o te sacará de tus casillas fácilmente. Dale cariño y háblale bien para que entienda que no es nada malo.

Cuenta con un ayudante:

Entre dos las cosas son siempre más fáciles. Puede ser cualquier familiar o incluso el veterinario si es la primera vez, de esta manera uno coge al gato y el otro le abre la boca (bueno o lo intenta).

No lo dejes comer:

Este es el truco que mejor funciona, durante las horas previas no lo dejes comer nada. Después podemos camuflar la pastilla entre la comida, es ideal que sea húmeda y algo que le guste muchísimo para que se lance a por la comida y no le dé tiempo a pensar que puede tener otras cosas.

Alimentos especiales:

Por todos es sabidos que darle una pastilla a un gato no es una tarea sencilla, es por eso que sobre todo en tiendas especializadas venden premios que son así un estilo de bocaditos que cuentan con un hueco dentro, vienen pensado para entrar la pastilla y que el gato no se entere cuando se la está tomando.

Inmovilizar al gato:

Si lo anterior no ha funcionado, esta será nuestra última opción. Para ello lo ideal es coger una toalla o trapo grande que nos permita envolver al gato. Cuando lo tenemos envuelto como si se tratara de un bebé el no podrá salir a correr, tampoco podrá clavarte las uñas y con suavidad tendremos que abrir la boca del gato y suministrar la pastilla. Pero, sobre todo, tendrás que asegurarte de que se la ha tragado, pues muchos esperan y después la escupen.

Por supuesto una vez terminada la faena para que a tu gato no le suponga un gran trauma, tendrás que darle agua, muchos mimos y unas cuantas de recompensas para que no asocie las pastillas con algo malo.

Y sobre todo recuerda que si es la primera vez tienes que tener mucho tiempo y paciencia hasta que le cojas el truco y se haga la cosa más llevadera. Estos trucos también te sirven para darle una pastilla a un perro.