Los perros de raza también sufren el abandono y el maltrato, como este chow chow al que tiraron como basura atado a pleno sol

Ningún animal está libre de sufrir maltrato en la peor de sus formas, da igual que fuera un precioso y caro cachorro de pura raza. Si tiene la mala suerte de acabar en manos de alguien sin corazón, de una persona que no reflexionó adecuadamente sobre la responsabilidad que asumía, el mejor pedigrí no cambiara su destino.

Nacer perro o gato en este país es jugar a una lotería en la que tienes una probabilidad altísima de acabar regular, mal o muy mal, independientemente de si ese animal es un mestizo o tiene registrados hasta a sus tatarabuelos.

No voy a negar que un animal de una raza de moda tiene más posibilidades de encontrar un hogar y de hacerlo antes que un mestizo, si es que tiene la suerte de ser rescatado por una protectora. Lo que me recuerda que hace apenas unos días Fundación Affinity alertaba, tras preguntar a 327 protectoras de toda España, que los perros y gatos pasan una media de 8 meses en las protectoras esperando ser adoptados, “una situación que, además, podría verse agravada por las consecuencias económicas derivadas del coronavirus”.

Sí, puede que un yorkshire, un pastor alemán o un bulldog francés logren antes su segunda oportunidad, pero no hay nada asegurado, igual que no están libres de ser protagonistas de los peores casos de abandono y maltrato. Ese ha sido el  caso de Enredos, un chow chow que la asociación protectora madrileña ANAA ha encontrado en un estado terrible y al que está intentando ayudar a olvidar lo pasado.

También piden ayuda para localizar a su propietario, para intentar que sus actos no queden impunes.

Con las patas atadas y enredado con una cincha de camión y una cuerda verde y tirado en medio del campo a pleno sol… Así estaba Enredos  cuando la policía de Fuente el Saz (Madrid) nos avisó de que unos vecinos que pasaban por un camino poco transitado de la zona le encontraron al borde de la muerte.Atado, sin poder moverse y tirado como una bolsa de basura, así le encontró un matrimonio que pasaba por allí que, indignados por lo que estaban viendo, no dudaron en socorrerle urgentemente. Cuando le ingresamos de urgencia estaba a punto de que le diese un golpe de calor, con casi 40º de temperatura, deshidratado, con la piel y el pelo en un estado de absoluto descuido y maltrato.

Enredos es un perro de raza. Un chow chow. Por eso, cuando mucha gente nos dice todavía a día que hoy que no se maltratan y abandonan animales de raza, hay que mostrarles la dura realidad que vivimos cada día, año tras año. Enredos sigue ingresado y necesitamos de toda la energía positiva y ayuda para que se recupere.

Si conoces a este perro o quieres ayudar, escribe a [email protected]