La promesa de no mirar a otro lado

(kreaWERFT / PIXABAY)

Hay muchas formas de ayudar a los animales: se puede ser casa de acogida temporal; ser socio o hacer donaciones a una protectora; ser voluntario ayudando de muchas maneras distintas, desde mantener sus redes sociales a pasear perros o ayudar a reparar las instalaciones; participar en grupos de rescate…  Son muchos los caminos posibles, pero entiendo que distintas circunstancias impidan que nos desviemos de nuestro día a día para transitarlos. Bastante complicado es ya sobrevivir con bien.

Pero hay algo que sí se puede hacer, algo que fortalece nuestra humanidad, y es simplemente no mirar a otro lado si nos encontramos durante nuestro caminar ante un animal desamparado. Puede ser un gatito huérfano, un perro abandonado, un maltrato del que somos testigos, etc. Si el destino lo pone delante de nosotros, algo debemos hacer por él. Supondrá que desviemos del rumbo trazado, pero tendríamos procurar proporcionarle asistencia, por mínima que sea.

Os invito a hacer la promesa de ayudar al ser necesitado que os encontréis. No es preciso ir buscando activamente a quién prestar auxilio en forma de caricia, alimento, techo o denuncia; basta sencillamente con no ignorar, no dejar pasar a los que el azar nos ponga delante. Puede que jamás suceda, pero haber hecho conscientemente ese juramento de antemano nos ayudará a reaccionar. Y no solamente cuando sea un animal, por supuesto.

Guardar esa promesa en nuestro interior nos ayudará además a sentirnos un poquito mejor con nosotros mismos, algo que a veces uno necesita desesperadamente.

Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias protagonizadas por los animales de compañía, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.